Diferencia entre energía solar y energía radiante

Energía del sol térmica y fotovoltaica: similitudes y diferencias

El sol es indudablemente la fuente de vida y el origen del resto maneras de energía que el hombre ha empleado durante la historia. La vigorosa estrella puede suplir muchas de nuestras pretensiones si aprendemos a explotar la luz que nos llega regularmente de ti.

Energía del sol térmica

La radiación del sol con apariencia de calor se emplea para producir energía del sol térmica. Hay múltiples maneras de “atrapar” esta energía, siendo el agua el primordial aliado. Por servirnos de un ejemplo, los cuadros solares térmicos se orientan al sol para calentar el agua que circula por las cañerías y que entonces puede ser usada como agua sanitaria o para producir electricidad.

Es esencial poner énfasis que la energía del sol térmica no crea electricidad, sino amontona el calor del sol, logrando usarlo más tarde para producir luz.

Calor Corporal

El cuerpo humano, y generalmente el de cualquier ser vivo de sangre ardiente, es con la capacidad de efectuar reacciones químicas internas en el momento en que se efectúa actividad física. Esto causa que la temperatura del cuerpo aumente y, consecuentemente, la energía brillante con apariencia de calor se irradia al ambiente de afuera que lo circunda.

Las radiografías efectuadas en los centros médicos dejan conseguir imágenes exactas del interior del cuerpo. Para esto, se usan equipos destacables que emiten energía brillante con apariencia de rayos X o alguna otra manifestación de ondas electromagnéticas que tienen la posibilidad de atravesar cualquier masa corporal. En el momento en que esto pasa, se recibe una imagen concreta al otro lado del cuerpo que intercepta y también interpreta la intensidad de cada fotón que atraviesa el objeto en estudio. Esto deja conseguir una imagen precisa.

Energía fotovoltaica: el milagro del fotón

Radica en mostrar un semiconductor dopado a la radiación electromagnética del sol con la liberación de un fotón que logra substraer un electrón, ocasionando una diferencia de capacidad. Fundamentalmente, es afín a un generador de corriente con un diodo adjunto.

Los cuadros, en cambio, comunmente están formados por células de silicio que tienen la posibilidad de ser monocristalinas, policristalinas o amorfas. El módulo fotovoltaico tiene una eficacia de conversión promedio del 16% con una vida útil de precisamente 25 años. El género de corriente que provee es continua, con lo que es requisito un inversor según la situacion.

Deja un comentario