Convertir estufa de leña en pellet

Merced al creciente empleo de estufas y calderas de biomasa que queman pellets con enorme eficacia, contamos un nuevo comburente: LOS PELLETS.

Muchas son las virtudes de emplearlos como comburente en nuestra chimenea o estufa de leña, es suficiente con tener un "cesto de pellets", llenarlo de pellets y encenderlo, ¡de esta manera de simple! El pellet es un producto limpio, eficaz, de precio permanente y simple de guardar, que generará una llama viva y sin solamente humo ni cenizas, nos va a dar mucho más calor sosteniendo la chimenea mucho más limpia. Para generar exactamente el mismo calor, el pellet guardado ocupa unas tres ocasiones menos volumen que la leña. Los países escandinavos, en especial Suecia y Finlandia, fueron los primeros en usar las "cestas de pellets" para abrasar pellets en chimeneas y estufas de leña, logrando geniales desenlaces en lo que se refiere a eficacia y confort, tras lo que se extendió su empleo a Norteamérica, Canadá y el resto. de Europa.

Obtener Cesta de quemador de pellets

Una cesta de quemador de pellets es un divido ranurado de acero o hierro derretido que se pone en la cámara de combustión de la chimenea o cassette de leña para proseguir con su encendido.

Las ranuras que tienen los quemadores de pellet dejan el paso de aire entre ellas, generando una llama alta y elevada con la capacidad de calentar el interior de la cámara de combustión tal y como si en ella hubiese troncos.

Adaptación de Pellets a una Estufa de Leña

Opción MUY aconsejable, pero se puede hallar con un quemador de pellets.

Los quemadores o cestas de pellets tienen la posibilidad de ser una solución para guardar y abrasar pellets en la estufa de leña.

Qué es un cesto de pellets

Estos tubos están fabricados con madera seca y descortezada, con un contenido de humedad inferior al diez%.

La consistencia de un pellet certificado ha de ser mayor a 1,15gr/cm3 a fin de que no flote.

Empleo de cestos de quemadores de pellets

Entre las sugerencias en estas situaciones es la utilización de cestos de quemadores de pellets o cajas de pellets. Estos sistemas marchan como bandejas incorporadas en la estufa de leña, lo que garantiza una combustión mucho más limpia y dominada al tiempo que mantiene varios de los enormes provecho de los pellets. No obstante, no es tan eficaz como usar una estufa de pellets.

Como es frecuente, las chimeneas comúnes tienden a ser de leña, con lo que siempre y en todo momento hay que emplear este material para la combustión. Las desventajas son idénticas a las identificadas en el punto previo. Y es verdad que se tienen la posibilidad de reducir usando adaptadores de pellets para chimeneas, pero el resultado no es cien% correcto, como por servirnos de un ejemplo emplear estufas de pellets para calentar entornos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Subir