Diferencias entre energia solar termica y fotovoltaica

Como viste, la diferencia entre un panel del sol y un panel fotovoltaico es grande. Cada uno de ellos tiene su forma de trabajar y su función primordial concreta. Si bien asimismo logramos hallar otras diferencias menos evidentes que enseñamos ahora:

  1. Diferencias en función: Los cuadros solares fotovoltaicos y térmicos son cuadros totalmente distintas. Al tiempo que los dos géneros de cuadros aprovechan al límite la energía del sol, los cuadros solares fotovoltaicos se usan para conseguir electricidad al tiempo que los cuadros solares térmicos se usan para conseguir energía térmica.
  2. Empleo: La utilización y la demanda de cuadros solares fotovoltaicos y térmicos asimismo cambia según el tipo. Esencialmente, la diferencia entre panel del sol y fotovoltaico es que se usa mucho más el panel del sol fotovoltaico que el térmico. Esto se origina por que el panel del sol fotovoltaico representa un altísimo ahorro económico en la factura de la luz, además de esto puede ser usado en zonas recónditas donde no llega la red eléctrica general.
  3. Distintas materiales: Si bien los dos son cuadros solares, la verdad es que los cuadros solares fotovoltaicos y térmicos están hechos de distintas materiales. Los cuadros solares fotovoltaicos están hechos de células fotovoltaicas que paralelamente están fabricadas de silicio. El silicio es un metaloide muy empleado en ordenadores por sus características conductoras. Los cuadros solares fotovoltaicos tienen la posibilidad de estar hechos de silicio mocristalino (el silicio se transforma en un monocristal) o de silicio policristalino (esta clase de vidrio es considerablemente más simple de conseguir, si bien la proporción de energía usada es tenuemente inferior). No obstante, en la situacion de los cuadros solares térmicos, el material empleado para la cubierta es un vidrio temperado transparente con un tinte obscuro que deja una mejor absorción del calor y estimula el efecto invernadero.
  4. Vida útil: De manera frecuente brotan cuestiones sobre la vida útil de los cuadros solares fotovoltaicos y térmicos. La verdad es que esta disparidad entre cuadros solares y células fotovoltaicas es muy señalada. Al tiempo que los cuadros solares térmicos acostumbran a tener una vida útil de unos diez años, los cuadros solares fotovoltaicos tienen una vida útil de unos 20 años. No obstante, los cuadros solares térmicos acostumbran a explotar mejor la energía en comparación con los cuadros solares fotovoltaicos. Por tal razón, las dos opciones son adecuadas. En el final todo es dependiente de las pretensiones y usos que estemos intentando encontrar.
  5. Instalación: La instalación, en cambio, es mucho más simple de efectuar en cuadros solares térmicos, al tiempo que en cuadros solares fotovoltaicos es un tanto mucho más complicada. Los cuadros solares fotovoltaicos y térmicos solamente necesitan cuidado periódico. Los cuadros solares fotovoltaicos tienen la posibilidad de ahorrar la energía de la vivienda un 50 o 60% del total.

Del sol térmica vs. Energía fotovoltaica

Generalmente, la energía fotovoltaica es mucho más reciente que la energía del sol térmica y la tecnología es mucho más complicada. Por una parte, necesita la utilización de semiconductores de silicio en los cuadros solares, que son los responsables de producir electricidad al tomar contacto con los fotones de la luz del sol. Por otra parte, la energía generada es corriente continua, con lo que se necesitan uno o mucho más inversores para transformarla a corriente alterna, que es la manera más habitual en los hogares y negocios.

Pese a esta mayor dificultad, no obstante, los sistemas fotovoltaicos semejan premeditados a eclipsar completamente a la energía del sol térmica, aun en el campo mucho más inexpugnable: el calentamiento de agua. Para poder ver las causas, hagamos una comparación en relación a ciertos componentes esenciales:

Energía del sol térmica

La radiación del sol con apariencia de calor se emplea para producir energía del sol térmica. Hay múltiples maneras de “atrapar” esta energía, siendo el agua el primordial aliado. Por poner un ejemplo, los cuadros solares térmicos se orientan al sol para calentar el agua que circula por las cañerías y que entonces puede ser usada como agua sanitaria o para producir electricidad.

Es esencial resaltar que la energía del sol térmica no crea electricidad, sino amontona el calor del sol, logrando usarlo más tarde para producir luz.

Diferencias clave entre los dos géneros de energía

Tras contemplar estas definiciones básicas, es hora de entender la primordial diferencia entre la energía del sol fotovoltaica y la energía del sol térmica.

Teóricamente, la mayor característica diferencial reside en su empleo.

Fotovoltaica

Si la energía del sol térmica necesita un desarrollo térmico, la energía fotovoltaica necesita un desarrollo químico: radica en transformar la radiación del sol en energía a través de una corriente eléctrica continua que se logra a través de la utilización de semiconductores materiales Esta conversión en energía es instantánea merced a los módulos fotovoltaicos.

El avance de esta energía renovable va bastante alén de la energía del sol térmica: el día de hoy se han instalado un total de 145 GW. Esta disparidad tiene una explicación simple: la autosuficiencia; Se aconsejan los sistemas de energía fotovoltaica para el autoabastecimiento de electricidad. Esto llevó a los desarrolladores a desarrollar sistemas y módulos de almacenaje poco a poco más alcanzables y ejecutables para la población.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Subir